Leche Pascual

Sin lactosa sienta bien Intolerancia

Te sentará bien, te sentirás bien

La intolerancia a la lactosa es una enfermedad que sufren las personas que no digieren el azúcar natural de la leche, la lactosa.

Esto es debido a la ausencia de lactasa, una enzima imprescindible para que se produzca la separación de la lactosa en sus dos componentes más sencillos: la galactosa y la glucosa. Por ello, aproximadamente entre los 30 minutos y las 2 horas después de tomar lácteos aparecen diferentes síntomas. Los más comunes son el dolor abdominal, la hinchazón, gases, flatulencias e incluso náuseas. La intensidad y tipología de los síntomas varían según el grado de intolerancia de cada persona.

Es importante saber que no existe intolerancia a la leche. Conviene diferenciar entre intolerancia a la lactosa y alergia a la proteína de la leche de vaca.

Si una persona es alérgica a la proteína de la leche de vaca debe eliminarla de su dieta ya que sufriría a los pocos minutos una reacción alérgica severa en el aparato digestivo, en la piel o en las vías respiratorias.

Un Intolerante a la lactosa, en cambio, no tiene porqué renunciar a los lácteos sólo elegir variedades sin lactosa, como Leche Pascual Sin Lactosa. Estas variedades deslactosadas les facilitan que un alimento tan importante como es la leche siga estando presente en su alimentación.

 

*No apta para alérgicos a la proteína de leche de vaca.
La vitamina B6 ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga. En el contexto de una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable.

intolerancia