Los animales con mejores condiciones producen leche de mayor calidad
Sostenibilidad de las granjas en el sector lácteo

El término sostenibilidad, en genérico, se refiere a la capacidad de satisfacer las necesidades de la población sin poner en riesgo las que tendrán las próximas generaciones. Básicamente se trata de ser respetuoso con tres aspectos fundamentales:

  1. Ambiental: mantenimiento de la calidad de los recursos naturales, reducción del consumo de energía, sobre todo de las no renovables, gestión del agua, reducción y valoración de residuos y desperdicios alimentarios, etc.
  2. Social: estabilidad en el empleo, uso de recursos locales y conciliación;
  3. Económico: aumento de la eficiencia, reducción de costes y desarrollo de las economías locales.

Ciñéndonos a la industria alimentaria, además de los aspectos anteriores, para hablar de sostenibilidad hay que considerar otro punto crítico: la calidad de los alimentos. Y en el caso del sector lácteo, al ser las vacas las productoras de la materia prima, la leche, es evidente que la calidad de esta va a estar intrínsecamente ligada al bienestar de los animales. Se cierra el círculo de la sostenibilidad: los animales que cuentan con mejores condiciones de vida producen leche de mayor calidad y en mayor cantidad. Son animales relajados, sin estrés, circunstancia que influye positivamente sobre su sistema inmunitario y los hace mucho más resistentes a las infecciones, lo que hará que no sea necesario administrarles medicamentos. Todos estos aspectos influyen a su vez en que el uso que se haga de los recursos del entorno sea más eficiente y, en definitiva, más sostenible.

El último Eurobarómetro sobre protección animal reflejó que un 94 % de los europeos considera importante el bienestar de los animales en las granjas. Hoy en día, el consumidor valora y demanda cada vez más el cuidado de los animales, por tanto, existe una tendencia creciente a decantarse por la compra de aquellos productos que garanticen que se ha respetado el bienestar animal.

Certificado de Bienestar Animal

En el pasado, la evaluación del bienestar animal en las granjas pasaba por la revisión y cumplimiento de ciertos requisitos que debían reunir las instalaciones en las que se encontraban los animales. Sin embargo, como consecuencia de la demanda del mercado y de la preocupación creciente del consumidor, la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), junto con el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) desarrollaron un Certificado de Bienestar Animal basado en el protocolo europeo Welfare Quality.

Para la obtención de este certificado se evalúan diferentes parámetros de comportamiento de los animales que están agrupados en 4 categorías:

  • Buena alimentación, reflejada por la ausencia de hambre y sed prolongada.
  • Buen alojamiento, siendo este el confort durante el descanso, facilidad de movimiento y confort térmico.
  • Buena salud, expresada como ausencia de lesiones, enfermedades y dolor causado por el manejo
  • Comportamiento adecuado del animal, a través de la expresión de la conducta social y de otras conductas, buena relación hombre-animal y estado emocional positivo.

Esta certificación contribuye a garantizar la calidad de los productos y la sostenibilidad del sector. En Pascual contamos con todas sus granjas, un total de 348, certificadas en Bienestar Animal.

Además, en este artículo, te explicamos nuestra responsabilidad social en el ciclo de la leche, en el que en todos los procesos de nuestra actividad en los que cuidamos los aspectos ambiental, social y económico.